‘Tom’, una gata longeva

Con 20 años de edad esta felina, resultado de una mezcla de una Azul Ruso con un criollo, es la más famosa en su barrio. Fue rescatada en un arroyo por Patricia Uribe, una apasionada petlover.

El promedio de vida de un gato, es de 16 años, pero bien cuidado, puede llegar a la edad de ‘Tom’: 20.  Para que hagamos cálculos en edad humana, en el primer año de vida un gato alcanza el equivalente a 15 años humanos; dos años gatunos equivalen a 24 años humanos y a partir de aquí cada año de vida equivale aproximadamente a 4 años humanos. Es decir, que nuestra gata longeva tiene alrededor 120 años humanos.

Su nombre masculino tiene una historia muy particular que cuenta su dedicada dueña, Patricia Uribe, quien desde que adoptó a ‘Tom’ nunca ha dejado de hacer esta labor con cuanto perrito le ofrecen, pero gato solo uno.

“Yo rescaté a ‘Tom’ en un arroyo. La encontré abandonada y me llamó la atención por su pelaje gris plateado y sus bellos ojos verdes. Así que no dudé en llevármela para la casa. Pero siempre pensé que era un macho y como se me parecía al gato de ‘Tom y Jerry’, le puse ese nombre. Solo supe que se trataba de una hembra, cuando quedó embarazada y parió su primera camada”, cuenta jocosamente Paty, como cariñosamente la llaman.

La gata ‘Tom’ tuvo un eterno enamorado que la preñó 7 veces y como hace 20 años no era tan común llevar a las mascotas al veterinario, Paty nunca supo que podía esterilizarla.  Cada vez que tenía los gaticos, ella misma se encargaba de los partos y de buscarle hogar a los mininos.

“Ya en el último parto fue que busqué la manera de saber si podía parar este relajo; y fue cuando me enteré de que podía desconectarla. Lo más curioso es que ‘Tom’ nunca tuvo hembras”, relata.

A su edad, aún conserva su hermoso tono gris pero sus ojos han cambiado la tonalidad por las cataratas y además, ya no ve ni controla esfínteres. Camina lento y hay que acariciarla con muchísimo cuidado porque Paty dice que le duele hasta el último pelo.

“Hace dos años perdió la vista y me di cuenta porque comenzó a tropezarse con todo cuando ella era tan ágil. Otro día se metió un ratón y le pasó por el lado. Ella maullaba, pero nunca logró cazarlo y eso no le pasaba. Esas situaciones me preocuparon y decidí llevarla al veterinario. El me aconsejó que le pusiera un collar campana para evitar que se golpeara, pero eso la estresaba. Ella poco a poco aprendió a ubicarse dentro de la casa porque es muy inteligente”.

Con respecto a la falta de control de esfínteres, Paty ha optado por mantenerla en una habitación con papel periódico porque igual ya camina poco.

 

CONVIVENCIA CON PERROS

A lo largo de estos 20 años, ‘Tom’ ha tenido que sobrellevar y convivir con cuatro perros que también ha adoptado su dueña en diferentes situaciones. ‘Trueno’ fue un Bóxer que su hermano encontró en una caja como de un año de edad y se lo entregó; falleció a los 7 años por parvovirosis. ‘Nicolás’ era supuestamente un French Poddle pero tuvo una curiosa transformación a medida que fue creciendo así que nunca supo qué raza era, pero fue el más cercano a ‘Tom’ tanto así que ayudó en la asistencia de uno de los partos y luego asumió la paternidad de los gaticos -  sucumbió a un cáncer- y ‘Cuál’ fue un Pastor Catalán que recogió en la Circunvalar porque a pesar de tener su pelaje lleno de nudos, era obvia su belleza.  Ese murió de filariosis. “Con todos se llevó bien ‘Tom’; nunca tuve problemas de peleas entre perros y gata porque ella se adaptaba bien a su presencia”.

El único que sí la ha molestado ya en su vejez ha sido ‘Melón’, un juguetón Teckel de 9 meses, comúnmente conocido como perro Salchicha, que tiene actualmente. “Melón es hijo de ‘Piña’ y nieto de ‘Patilla’ una perra de la misma raza que tiene mi hermana y ella me lo regaló. Su papá se llama ‘Mamón’ y sus hermanos ‘Fresa’, ‘Cereza’ y ‘Guayaba’”, cuenta entre risas.

 

CALIDAD DE VIDA

‘Tom’ siempre ha sido una gata saludable a pesar de sus siete partos. Paty siempre la ha alimentado con concentrado, aunque su debilidad es el aguacate y el azúcar de leche. Duerme con ella en el piesero de la cama y nunca le buscó la compañía de otro felino porque siempre quiso que mantuviera su reinado y su territorio. “Nunca me quedé con ninguno de sus hijos y no tendré más gatos hasta que muera ‘Tom’. Aún no me he imaginado ese momento, pero sé que será difícil porque ella ha vivido conmigo innumerables circunstancias de la vida, ha visto crecer a mi hijo y ha sido mi compañera”, puntualizó con un aire de nostalgia.

 

"Se conocen en el mundo dos gatos que han vivido 30 y 32 años respectivamente. El primero, ‘Scooter’ un siamés que falleció en 2016 en Texas y el segundo, ‘Nutmeg’ un criollo atigrado que murió en Inglaterra en septiembre de 2017."

 

Tags:
Revista petLovers Caribe

‘Somos una revista impresa y digital que destaca el estilo de vida de las personas que aman las mascotas, valoran y cuidan nuestro medio ambiente’.

EDITORIAL

logo-publiatlantic.png
© 2019 Revista PetLovers. Todos los derechos reservados. Designed By Dixara.co