¿Son todos los gatos ariscos?

Los gatos son percibidos generalmente como poco cariñosos o malgeniados. Descubre con nosotros su verdadera cara.

“El comportamiento de los gatos es simple: no están con quien no quieren estar”. Esta frase resume en gran medida el comportamiento de nuestras ‘bigotudas’ mascotas felinas, muy independientes y solitarias por naturaleza, cuya infundada reputación de traicioneros y malgeniados no es otra cosa que rasgos de su personalidad que deben entenderse y manejarse para disfrutar de su compañía.

Si bien es cierto pueden verse como ariscos y de reacciones inesperadas en muchas ocasiones, su aparente hostilidad hace parte de su naturaleza cazadora y una alta dosis de ‘ego elevado’, de hecho, son poco propensos a reconocer la jerarquía, y ven a sus tenedores de igual a igual. El vínculo que se crea entre un gato y un humano depende de diferentes factores, entre estos, que sepas cuidarlo y tratarlo con cariño.

Y aunque en principio no seas su amo ideal, lo más seguro es que se quedará contigo si ve que tiene cubiertas sus necesidades y que le tratas bien. Los gatos que han sido bien socializados desde pequeños, lo más seguro es que muestren una conducta amigable y que sean muy afectuosos con sus tenedores. No obstante, si tienes un gato demasiado arisco, puede ser que su proceso de socialización haya sido inadecuado desde el momento en que llegó a tu hogar.

 

MISTERIOSOS E INDEPENDIENTES

Los gatos no son como los perros que buscan constantemente la caricia y el juego de su amo. Sólo lo harán en determinados momentos y cuando ellos elijan. Si cuando llegas a casa (para el gato es su territorio) el gato corre hacia ti, en principio con un lenguaje corporal amistoso, es decir, con la cola recta en alto, se entretiene en oler tus piernas y se empieza a restregar, no pienses que es por cariño, lo más seguro es que cuando intentes acariciarlo o cargarlo este huya o responda de forma agresiva, ya que realmente no nos está dando la bienvenida, sino marcándonos con su olor y anulando el que se pueda traer de la calle.

Pueden pues pasar de un placer al acariciarles la cabeza y el lomo, a una sensación de molestia en pocos segundos, debido a que tienen gran cantidad de glándulas generadoras de olor en estas zona, así como receptores nerviosos sensibles al tacto y a la presión. Por eso debemos dejar que se marche, sin reclamarle.

“Los gatos son unos personajes. Algunos son muy cariñosos y tiernos, apegados a sus propietarios, les gustan que los soben y carguen. Otros en cambio son muy independientes, aunque todos lo son a nivel general. Tienen normalmente un comportamiento a la defensiva, pero ese depende también de la crianza y el lugar donde viven. Si son adoptados luego de vivir en la calle, algunos pueden tener traumas o un comportamiento más agresivo y difícil de corregir”, explicó Yarey Sofía Torres, médico veterinaria y zootecnista.

Y agrega que “existen razas más dóciles que otras, por ejemplo, los ‘Persas’; son caseros, les gusta estar acostados y se dejan acariciar. Por su parte los ‘Criollos’  son más activos y vienen con genética de ser más resistentes, por ello tienden a ser más agresivos e independientes”.

 

BUENA COMPAÑÍA

Es necesario entonces no generalizar respecto al comportamiento de los gatos, ni tampoco afirmar que se trata de animales ariscos. Un gato es un predador solitario y territorial. Su territorio es la casa o el lugar donde vive y lo comparte con algún animal y con algún humano.

“Son la mascota del futuro porque tienen menor inversión en su cuidado, son más independientes y, por ser pequeños, se pueden tener en apartamentos. Cabe resaltar que los gatos son nerviosos y tienden a defenderse. Tienen cinco armas, las cuatro patas (garras) y la boca, a diferencia de los perros que solo usan esta última. Por ello es más difícil controlarlos al, por ejemplo, darles un medicamento”, afirma el médico veterinario Cristian Rodríguez.

Indica que “se ponen nerviosos cuando los sacan de casa o van a sitios como la veterinaria. Para evitar ese nerviosismo y disminuir su estrés, podemos darles productos a base de feromonas o esencias florales para que se puedan relajar.

Las gaticas cuando se esterilizan se vuelven más sedentarias, y al bajar su apetito sexual, pelean menos su territorio”.

La recomendación entonces para los gatos más agresivos o poco dóciles es someterlos a actividades de juegos, para lo cual existen juguetes y gimnasios especiales donde pueden quemar su energía y relajarse. Y si al llevarlos al médico se ponen muy nerviosos, probemos llevándolos  a consultorios o clínicas exclusivas para gatos, donde se sienten más tranquilos por estar alejados del ladrido y el olor de los perros, armonizando mejor el momento de su atención médica.

Es aconsejable también usar el método del premio inmediato a una conducta positiva que se quiera reforzar. En los gatos, así como en ningún animal, no es recomendable el castigo tras una conducta que creamos inadecuada.

 

Tags:
Revista petLovers Caribe

‘Somos una revista impresa y digital que destaca el estilo de vida de las personas que aman las mascotas, valoran y cuidan nuestro medio ambiente’.

EDITORIAL

logo-publiatlantic.png
© 2019 Revista PetLovers. Todos los derechos reservados. Designed By Dixara.co