La salvaje dulzura del Bengalí

La impactante belleza del gato Bengalí ha sido el resultado de la hibridación de dos especies felinas a comienzos de los años sesenta. Te invitamos a que lo conozcas.

Surgido en los Estado Unidos a partir de cruces entre un osado gato doméstico y una salvaje gata Leopardo en cautiverio, el Bengalí se ha hecho famoso por su espectacular aspecto atigrado, su cariñosa compañía y un nombre evocador del lugar de origen de su silvestre madre: Bengala, la región situada en las márgenes del sagrado río Ganges, justo entre el subcontinente indio y el sureste asiático.

 

Madre salvaje

Los gatos Leopardo o gatos Bengala (Prionailurus bengalensis), son uno de los depredadores más exitosos de Asia, pudiendo encontrarse en ambientes muy distintos a lo largo y ancho de ese continente. Se les consigue en gran parte del territorio chino, en Rusia, Irán, Paquistán, Afganistán, Vietnam, Camboya, Malasia y otros países de la región, alimentándose de roedores, aves, reptiles y peces, sus presas habituales.

En circunstancias normales, los antecesores salvajes del Bengalí rehúyen el contacto con los humanos, dedicándose a merodear sigilosamente por sembradíos y aldeas durante la noche, mientras se refugian durante el día en tupidas junglas y en sitios inaccesibles.

En estado silvestre, los parientes de la madre del Bengalí comparten sus territorios de cacería con tigres y leopardos asiáticos, sin embargo, aunque amenazados, las poblaciones salvajes de gatos Bengala han resistido mejor la pérdida de sus hábitats y la depredación humana que el de estos felinos de gran tamaño, cuyo número de individuos ha disminuido dramáticamente.

 

Padre valiente

El propósito de realizar un cruce entre una gata Leopardo salvaje con un gato doméstico para obtener ejemplares híbridos, debió ser una empresa bastante riesgosa para el minino casero. Y aunque se tenga abundante evidencia de lo intrépido que suelen ser los gatos domésticos cuando de aparearse se trata, los criadores estadounidenses pudieron darle ventajas al padre de la raza Bengalí para que el cortejo ‘inter-especie’ con su salvaje ‘prima’ asiática tuviera lugar sin accidentes que lamentar.

El nombre o la raza de tan valiente padre del Bengalí no ha trascendido y sus descendientes tampoco llevan su ‘apellido’, aunque sus genes le otorguen el dulce carácter que ostenta. Ese cautivador rasgo del Bengalí sería logrado por sus criadores a partir de la cuarta descendencia, lo cual es indicativo de las complicaciones de tener padres con antecedentes tan particulares.

En la actualidad, los descendientes de aquella sinigual pareja se pasean con sus orgullosos dueños por todo el mundo, y no paran de publicarse fotos de magníficos ejemplares de estos gatos que se han convertido en los reyes de las redes sociales y de muchos hogares catlovers.

 

“Los genes maternos impusieron sus caracteres para dar al Bengalí su distintivo y elegante abrigo de leopardo que a todos seduce”

 

Tags:
Revista petLovers Caribe

‘Somos una revista impresa y digital que destaca el estilo de vida de las personas que aman las mascotas, valoran y cuidan nuestro medio ambiente’.

EDITORIAL

logo-publiatlantic.png
© 2019 Revista PetLovers Caribe. Todos los derechos reservados. Designed By Dixara.co

Revista petLovers Caribe