Kratos, el líder de la manada

El invitado en esta oportunidad a la sección ‘Perros  Gigantes’ es un gran Mastín Napolitano que lidera una manada conformada por dos de su misma raza y un Rottweiler.

El Mastín Napolitano es una raza canina de origen italiana, descendiente de una antigua raza romana, moloso de tipo dogo (constitución musculosa, fuertes mandíbulas, gran cabeza y hocico corto).  Los griegos los dieron a conocer a los romanos, que se entusiasmaron y los usaron en los combates de circo. La palabra Mastín proviene del latín massivus, que significa macizo.

Esta es la raza que enamoró a Juan Sebastián y Andrés Quintero dos jóvenes que acogieron a ‘Kratos’ luego de que su papá –Edgardo-decidiera comprarlo en un criadero de Bogotá, cuando apenas tenía dos meses de nacido.  Pero la sorpresa  fue que ‘Kratos’ no llegó solo. Llegó con ‘Nahomi’ una hembra de la misma raza que lo acompaña desde entonces.

A Edgardo siempre le han gustado los perros grandes; de hecho, fue el primero en traer de Estados Unidos un Rottweiler. También tuvo un Pitbull, un Labrador y un Pastor Alemán, pero cuando conoció a los Mastín Napolitano se apasionó con ellos. “Me gustan porque son perros fuertes, resistentes y a la vez cariñosos con los niños. Leer su historia de guerreros en Mesopotamia es algo que me apasiona”, asegura.

Pero en la casa de los Quintero, más exactamente en el negocio de la familia, no sólo están ‘Kratos’ y ‘Nahomi’. A ellos se les sumó ‘Kronos’ –otro Mastín- y ‘Yanki’, un Rottweiler.

“Los Mastín Napolitano son perros  sanos. Solo hay que controlarles el peso, darles regularmente productos para cuidarle las articulaciones y estar pendientes de que no sufran de displasia de cadera”, explican Juan Sebastián y Andrés.

 

VERDADERA PASIÓN

‘Kratos’  mide 85 cms a la cruz, pesa 75 kilos y se come 3 kilos diarios de alimentación cruda biológicamente apropiada, es decir, que su dueño lo mantiene con dieta Barf que él mismo  prepara  a toda la manada. “Es que el concentrado sale más costoso y además lo natural siempre es mejor. Por eso preferí  comprarles en el mercado patas y pescuezo de pollo, feto de ternero, cachete de vaca y vísceras de cerdo y luego agrego zanahoria, espinaca, avena, arroz precocido y aceite de oliva. Todo lo mido por porcentajes, lo trituro y queda como una carne molida”, explica Edgardo.

A esta terea le dedica una mañana cada 20 días, y una vez preparada la mezcla, pesa en una báscula 100 porciones de 3 kilos cada una que guarda en un gran congelador  para que sus amadas mascotas la consuman diariamente.

“Les doy las porciones en la tarde y es su única comida. Ellos salen poco, aunque trato de sacarlos con regularidad en la mañana y en la noche después de comer. Son perros disciplinados y fáciles de adiestrar”.

 

LA HERENCIA DEL AMOR

El cuidado y la pasión por los perros, es una herencia del abuelo paterno de Juan Sebastián y Andrés, quien le enseñó a Edgardo cómo cuidarlos y alimentarlos. De hecho, esa comida natural que les prepara a ‘Kratos’, ‘Nahomi’, ‘Kronos’ y ‘Yanki’, la aprendió siendo un niño porque así era en esa época en la que el concentrado no era conocido.

De igual manera, los dos jóvenes vieron desde pequeños a su padre tener grandes mascotas y la dedicación y cuidados que les da a pesar de sus labores diarias.

“Esta es una pasión que va de generación en generación  y por eso creemos que en la ciudad hace falta que se generen espacios de exposición para mostrar una raza como la Mastín Napolitano, de la que hay pocos en ciudad, que tiene una fascinante historia y sin duda, un tamaño que llama poderosamente la atención”.

Revista petLovers Caribe

‘Somos una revista impresa y digital que destaca el estilo de vida de las personas que aman las mascotas, valoran y cuidan nuestro medio ambiente’.

EDITORIAL

logo-publiatlantic.png
© 2019 Revista PetLovers. Todos los derechos reservados. Designed By Dixara.co