Dos clubes donde el Labrador es el protagonista

Barranquilla y Cartagena son dos de las ciudades de la Costa Caribe donde se reúnen los amantes de esta raza. Los clubes crecen cada día con el objetivo en común de lograr su bienestar.

Sus historias se parecen a pesar de que ocurren en ciudades diferentes. Un vacío sirvió de excusa para que se creara un vínculo que los uniera con personas muy diferentes a ellos, pero que tenían algo en común: su amor por una misma raza. Aunque aún no cumplen un año de haberse constituido oficialmente, los Clubes Labrador de Barranquilla y Cartagena esperan seguir fortaleciéndose y servir de punto de encuentro para todos aquellos que tengan en su hogar a estos canes.

En Barranquilla

Yoriana Vargas creó, en marzo de 2018, una página en Facebook para empezar a reclutar personas interesadas en hacer parte de un club dedicado a los Labradores, mientras que María Alejandra Ferrer mostraba el mismo interés, pero lo hacía por medio de Instagram. Luego, decidieron cruzar sus caminos y trabajar mancomunadamente por sacar el Club adelante.

“Yo llevaba a ‘Thiago’, mi perro Labrador, a Prados Caninos y le preguntaba al administrador si había un club de labradores y me preguntó que por qué no lo hacía. Para esa época ellos hicieron un concurso y ‘Thiago’ fue escogido como presidente, entonces cree una cuenta de Instagram para montar notas sobre él. Luego busqué en Facebook si había algún club y me puse en contacto con Yoriana, creamos un grupo de WhatsApp y desde ese momento se empezó a gestar todo”, comentó María Alejandra, una de las administradoras del club.

El primer encuentro

Uno de los premios obtenidos por ‘Thiago’ al obtener la presidencia fue el celebrarle el cumpleaños, ocasión que fue aprovechada por María Alejandra para realizar la primera reunión del club.

“Eso fue el 15 de abril de 2018 y asistieron 15 perritos. Estábamos muy emocionadas porque hubo muchas personas interesadas, pero no pudieron ir por que les quedaba lejos. En ese momento teníamos 22 perritos inscritos en toda Barranquilla y ahora contamos con 200”, aseguró la administradora del Club Labrador Barranquilla.

Una mano amiga

El grupo empezó a crecer y las manos de Yoriana y María Alejandra se vieron tan copadas que decidieron pedirle ayuda a Evelyn Márquez, quien era muy activa y siempre comentaba las publicaciones. Le preguntaron si quería ser parte de las administradoras y con su llegada no solo tuvieron más ayuda, sino que además se generó una hermosa particularidad.

 

“Evelyn siempre nos ayudaba sin ser administradora, por eso decidimos incluirla. Lo más curioso es que, sin haberlo buscado, las tres administradoras tenemos los tres tipos de Labrador. Yoriana tiene el negro, Evelyn el dorado y yo tengo el chocolate. Además, le decimos el T-team porque los nombres de los tres empiezan con T”, nos contó María Alejandra.

La membresía

El Club Labrador Barranquilla tiene sus puertas abiertas para todas las personas interesadas en ser parte de este grupo. Ellos cuentan con un link en su cuenta de Instagram (@clublabradorbaq) para registrarse y así saber con cuántos integrantes cuentan.

“También tenemos un grupo de WhatsApp con el que nos comunicamos continuamente. Cobramos una membresía de cinco mil pesos, pero solo es para la impresión de un carnet en el que aparece la foto del perro, la fecha de nacimiento, el color y el número de contacto del dueño”, aseguró la administradora.

En Cartagena

Los buenos resultados obtenidos por el Club Labrador Barranquilla sirvieron de inspiración para que en Cartagena quisieran crear un grupo similar. Es por eso que Andrés Felipe Monterroza decidió tomar la vocería y generar un espacio en el que los perros de esta raza de su ciudad pudieran recrearse, tener nuevos amigos y salir de la rutina.

“El 15 de julio de 2018 le pido consejo a las chicas de Barranquilla sobre cómo debía crear el club en Cartagena. Entonces creo la fan page en Facebook y la cuenta en Instagram y le cuento a todo el mundo sobre el grupo y empiezo a gestionar lo que sería nuestro primer encuentro”, comentó Andrés Felipe.

La primera vez

Después de la asesoría y de organizar muy bien el encuentro, el 19 de agosto de 2018 en la Bahía de Manga el Club Labrador Cartagena tuvo su primera reunión.

“Empecé a reunir a las personas a través de Facebook e Instagram (@clublabradorctg) y en ese primer encuentro contamos con la presencia de 11 canes; actualmente ya hemos ascendido a 25 perros”, cuenta el administrador, quien cuenta con 24 años y es dueño de ‘Rocco’.

Las reuniones

El Club Labrador Cartagena intenta reunirse una vez al mes y en esos encuentros dejan que los canes corran libremente, pero la idea es crear más actividades para congregar a más animales y a sus dueños.

“Queremos que ellos se sientan libres en un lugar seguro. Actualmente tenemos muchos planes de mejora para que en las reuniones podamos hacer concursos”, dijo el administrador del Club quien comentó que el único requisito para estar en el grupo en contactarnos por las redes sociales y enviar una foto de la mascota.

 
El chocolate es bastante malo para los animales ya que contiene sustancias tóxicas para su cuerpo. En general, los episodios de intoxicación suelen ocurrir por ingesta accidental o por suministro directo de propietarios que ignoran la lista de alimentos y sustancias que pueden tener consecuencias adversas en los animales de compañía. 
 
El componente del chocolate al que los perros y gatos resultan extremadamente sensibles se llama teobromina, un tipo de sustancia que tiene efecto estimulante del sistema nervioso central y cardiovascular. 
 
Los humanos tenemos un rápido metabolismo de esta sustancia; sin embargo, los perros tienen un metabolismo bastante lento del compuesto, lo cual ocasiona que se acumule en el organismo hasta alcanzar niveles tóxicos.
 
Los signos pueden notarse entre las seis a doce horas después del consumo, dado que la teobromina se absorbe fácilmente por vía oral. Pueden variar de acuerdo con la dosis consumida, el peso del animal y el tipo de chocolate presente en la chocolatina. 
 
A dosis bajas se puede observar agitación, hiperactividad y problemas gastrointestinales como vómito y diarrea; Sin embargo, a dosis mayores el riesgo de problemas cardiovasculares se incrementa. También puede ocasionar convulsiones y edema pulmonar, que en conjunto podría llevar a la muerte del animal. 

Si la ingestión se detecta a tiempo, se acude de manera rápida al médico veterinario y se hace un tratamiento eficiente el paciente se puede recuperar. Por lo tanto,  ante el riesgo y sospecha de consumo de chocolate por parte de su mascota no dude en llamar o acudir al médico veterinario: ¡Ante las intoxicaciones el tiempo es oro!

Vía el tiempo.

 
Revista petLovers Caribe

‘Somos una revista impresa y digital que destaca el estilo de vida de las personas que aman las mascotas, valoran y cuidan nuestro medio ambiente’.

EDITORIAL

logo-publiatlantic.png
© 2019 Revista PetLovers Caribe. Todos los derechos reservados. Designed By Dixara.co

Revista petLovers Caribe