AGUADOG

Si hay un perro al que le gusta el agua, ese es el Labrador, el perro más popular del mundo, cuya innata pasión por los charcos y chorros de agua en los parques nos da un resquicio para asomarnos a sus orígenes.

El noroeste de Canadá, lo que se conoce como provincia de Labrador y Terranova, es un territorio de agreste belleza, donde los glaciares han tallado un paisaje salpicado de profundos valles, lagos, ríos y fiordos que se enfrentan a los embates del gélido Atlántico. Nada fácil para la vida humana y para la de cualquier perro, sin embargo, la pesca fue el atractivo para que españoles y portugueses frecuentaran estos alejados parajes a comienzos del siglo XVI, fundaran los primeros asentamientos europeos y llevaran desde el ‘viejo continente’ ejemplares caninos, ancestros del enérgico Labrador.
 

Como perro en el agua

Los ‘abuelos’ de nuestro popular amigo peludo desarrollarían habilidades extraordinarias en las labores de pesca de bacalao y de otras especies marinas abundantes frente a las costas de Labrador y Terranova, riquezas piscícolas que atraería a los ingleses, quienes pronto desplazarían a españoles y portugueses estableciéndose en estos lugares por primera vez en Norteamérica.

A pesar de los enormes recursos marinos estas remotas costas se poblarían muy lentamente, siendo visitadas por pescadores temporales provenientes de Inglaterra, Irlanda y otras naciones europeas, quienes traerían canes que contribuirían al desarrollo genético de aquellos antecesores del Labrador que ayudaban a los lugareños a posicionar redes y a capturar peces desde la orilla o lanzándose desde los botes a las heladas aguas.

Un linaje específico de esos temerarios canes que darían origen al sorprendente Labrador, comenzaría a ser llamado perro de aguas de San Juan por su notable desempeño en el medio acuático y en alusión al principal centro poblado de aquellas tierras: San Juan de Terranova.

El perro de San Juan, cuyos últimos ejemplares desaparecerían en los años ochenta del siglo pasado, presentaba un pelo corto, tupido e impermeable, lo que resultaba muy útil en su ‘oficio’ de pescador, sobre todo si debía saltar al mar y entrar constantemente al bote sin llenarlo de agua.
 

Perro de mar por tierra

La herencia de los labradores a su gusto por el agua le vendría entonces por esta vía, ya que el perro de San Juan sería llevado a Inglaterra en el siglo XIX y allí sus habilidades de pescador serían combinadas con la de otros caninos, originando varios linajes especializados en recuperar perdices, faisanes y patos después de ser derribados por los disparos de cazadores.

En la campiña inglesa se requerían perros robustos, inteligentes, todoterreno, sin miedo a buscar entre los zarzales, atravesar arroyos sin perder la pista y meterse en lagos para coger a las piezas entre sus dientes sin dañarlas. Todos estos requerimientos estarían compendiados en el labrador, que desbordaría todas las expectativas de sus criadores, sumando además nobleza y elegancia.
 

Alegremente a la fama

Un perro tan inteligente y con tantos atributos como los que tiene el labrador no podía circunscribirse a los brumosos campos británicos, por lo que el furor causado por este espectacular ‘acuadog’ se extendería rápidamente al resto de Europa y al mundo entero desde comienzos del siglo XX. En 1903 la raza sería reconocida por el English Kennel Club y en 1916 se fundaría su primer club de seguidores en Inglaterra, ganando a partir de allí ferias y también notoriedad como perro de compañía.

Paralelamente, el simpático Labrador fue conquistando espacios en una gran variedad de actividades, convirtiéndose en miembro élite de muchas fuerzas policiales, en rescatista estrella de numerosos grupos de rescate y en providencial lazarillo de miles de invidentes, todo ello sin perder su alegría e ilimitado entusiasmo por los charquitos de agua.

“La popularidad del Labrador recibió un impulso significativo cuando un tierno cachorrito de esta raza fuera escogido como imagen de una afamada marca de papel higiénico”

Revista petLovers Caribe

‘Somos una revista impresa y digital que destaca el estilo de vida de las personas que aman las mascotas, valoran y cuidan nuestro medio ambiente’.

EDITORIAL

logo-publiatlantic.png
© 2019 Revista PetLovers. Todos los derechos reservados. Designed By Dixara.co