Mascotas preñadas: se nos creció la familia

Sea sorpresivo o no, el tener una mascota preñada en casa genera nuevas responsabilidades y retos para todos. ¿Sabes qué hacer en esos casos?

La llegada de una mascota a la casa no solo es sinónimo de amor, alegría y juegos; es también una decisión que implica el reto de una tenencia responsable integral, más allá de solo brindar una adecuada alimentación, cuidados de salud y espacios para la recreación y la actividad física del animal de compañía. Si tenemos una hembra, ya sea gata o perra, debemos tomar seriamente y a tiempo la decisión de esterilizarla o permitir que pueda aparearse y tener crías.

Tal como los seres humanos traemos nueva vida al mundo, los animales como nuestros perros y gatos también lo hacen, y la mayoría de veces en grandes cantidades. Por ello, si permitimos que den crías, debemos ser conscientes de la responsabilidad que implica para nosotros su tenencia. Y algo muy importante, los cuidados que debo tener antes del embarazo, durante el parto y luego de éste.

Si optamos por la esterilización la principal recomendación es hacerlo a temprana edad, antes del primer celo. Si no lo hacemos, debemos estar preparados para el momento en que debamos resolver la pregunta: mi mascota está preñada, ¿y ahora qué hago?

 

UNA SORPRESA INESPERADA

Si programamos que nuestra mascota quede preñada, debemos llevarla a exámenes médicos, control de desparasitación y darle suplementos Complejo B o calcio vitaminado. Pero muchas veces los tenedores de mascotas sólo se dan cuenta hasta cuando crece la pancita de su perrita o gatica, confirmando la sospecha que su amada mascota será mamá.

En estos casos la principal recomendación es llevar inmediatamente al animal a una revisión médica física completa, a fin de conocer el estado general de la salud de la gata o perra, que incluye exámenes de sangre y físicos.  El médico veterinario ordenará una ecografía al mes de gestación para poder establecer una fecha probable de parto, conocer el estado de las crías, y  la frecuencia cardiaca. Una segunda ecografía puede llevarse a cabo unos dos o tres días previos al parto para revisar la evolución física de la madre y gestantes.

Cabe señalar que si el tenedor de la mascota se percata que fue montada y tiene la posibilidad médica de interrumpir la fecundación dentro de las siguientes 24 horas, es una decisión no recomendable y es mejor esterilizar a tiempo al animal para evitar este tipo de casos. La vida en cualquiera de sus formas es sagrada.

El tiempo de preñez en perros es de aproximadamente 65 días, mientras que en gatos oscila entre 45 y 55 días. No hay un día exacto para el parto, por eso es importante estar pendiente de la mascota para el momento en que inicie el proceso de parto, el cual se da normalmente en horas de la noche o la madrugada.

 

EL PARTO

Hay que estar atentos a las señales de inicio de labor de parto, el cual se evidencia cuando la perra o gata está intranquila, hiperactiva, escarba y jadea mucho.

Si bien el momento el parto se da de forma natural, es mejor estar atentos al proceso para en caso que se presente alguna dificultad en el parto, llevar al animal a asistencia veterinaria para proceder a una cesárea en caso de ser necesario.  Esté atento a signos como más de 12 horas de trabajo de parto sin poder hacerlo, o cuando pasa mucho tiempo entre el nacimiento de una cría y otra (más de 15 minutos).

 

CUIDADOS POST PARTO

Luego del nacimiento debemos llevar a la madre y los recién nacidos al veterinario para conocer su estado de salud. Si antes del parto la madre no fue desparasitada ni le hicieron exámenes de sangre, puede sufrir de anemia o de hipocalcemia (pérdida de calcio), que se evidencia cuando el animal está tembloroso, débil y se cae con frecuencia. Y si se presenta pérdida de baja de peso, será necesario suministrarle suplementos alimenticios o tratamiento con medicamentos.

Además de una alimentación rica en proteínas para la mascota, debemos estar pendiente durante el periodo de lactancia que todas las crías estén tomando por igual la leche materna, ya que algunas pueden ser más activas y no dejan comer a las otras También se deben palpar las glándula mamarias de la madre para comprobar que esté dando leche adecuadamente, de no ser así el médico veterinario puede ordenar suplementos alimenticios para la madre y los recién nacidos.

Es posible se presenten cambios en el comportamiento de la madre -agresividad postparto- al momento del desprendimiento de las crías. Algunas no aceptan que las toquen, o permiten que lo haga solo una persona de la casa.

Entre 25 a 30 días después del nacimiento se procederá a la primera desparasitación de las crías, y luego entre los 35 a 45 días se puede iniciar el ciclo de vacunación.

 

"Lo ideal es que el dueño de la mascota se percate de su embarazo tempranamente para que pueda recibir los cuidados y vitaminas que requiere la futura mamá."

 

Tags:
Revista petLovers Caribe

‘Somos una revista impresa y digital que destaca el estilo de vida de las personas que aman las mascotas, valoran y cuidan nuestro medio ambiente’.

EDITORIAL

logo-publiatlantic.png
© 2019 Revista PetLovers Caribe. Todos los derechos reservados. Designed By Dixara.co

Revista petLovers Caribe