Pez roca, ‘estático’ y letal

A pesar de ser conocido como el pez más venoso del planeta, es una de las especies que prefiere pasar desapercibida ante la mirada de humano.

Conocido como ‘pez piedra’, ‘roca de arrecife’ y, en ocasiones, ‘pez escorpión’ la Synanceia horrida es uno de los animales acuáticos más venenosos del océano. Se mimetiza perfectamente en el entorno de arrecife coralino simulando formar parte de este, o ser una roca “común” del fondo marino, haciéndolo imperceptible para sus presas. Su camuflaje es tan magistral que pasa desapercibido para la mayoría de los humanos quienes tienden a pisarlo o tocarlo mientras merodean cerca de su hábitat.

Toxicidad rocosa

El pez piedra cuenta con espinas ubicadas en sus aletas, tanto en las dorsales y la lateral; dichas púas inyectan la cantidad de toxina proporcional a la presión que se ejerza sobre cada una de ellas. A su vez, este pez posee una segunda línea de defensa conocida como los tubérculos que son glándulas que le ayudan a mimetizarse, pero a la vez segregan toxinas igualmente potentes.

Cabe destacar que, como la mayoría de los animales marinos y silvestres, no es un pez agresivo. Los casos de picadura, en su mayoría, se han dado debido a que los buzos o bañistas no se percataron que el animal estaba allí o fue manipulado de manera irresponsable.

Estudios han demostrado que el veneno de esta especie posee citotoxinas y neurotoxinas lo que lo hace tan potente como el de la Cobra. La picadura de este letal nadador conlleva al dolor intenso y lacerante que se propaga completamente por el miembro afectado alcanzando su “máxima expresión” al cabo de una hora después de la picadura. Se acompaña de dolor de cabeza, vómitos, espasmos intestinales, hipertensión arterial y, en ocasiones, con arritmias cardíacas, parálisis musculares, convulsiones, coma, interrupción cardiorrespiratoria y si no es atendida puede causar la muerte. Si el afectado sobrevive, el proceso de sanación de la picadura es lento.

El tono de la piel es gris con tonos blancos, rojos, verdes, amarillos, marrones. Mide de 35 a 50 centímetros. A pesar de su potente veneno este pez no es inmune a otros depredadores naturales como, por ejemplo, algunos tiburones, rayas, serpientes marinas y, por supuesto, el ser humano.

Peligrosa gastronomía

A pesar de su aspecto y espinas venenosas en países asiáticos como China y Japón este pez resulta ser una exquisitez en muchos restaurantes de paladares exóticos y exigentes. Es importante saber que los peces piedra no son peligrosos a menos que se les moleste o se sienta amenazado. Y antes de atacar se toma la modestia de advertir levantando su aleta dorsal para evitar el ataque. Al parecer sabe y desea transmitir que la mejor pelea es la que se evita.

 

 
El chocolate es bastante malo para los animales ya que contiene sustancias tóxicas para su cuerpo. En general, los episodios de intoxicación suelen ocurrir por ingesta accidental o por suministro directo de propietarios que ignoran la lista de alimentos y sustancias que pueden tener consecuencias adversas en los animales de compañía. 
 
El componente del chocolate al que los perros y gatos resultan extremadamente sensibles se llama teobromina, un tipo de sustancia que tiene efecto estimulante del sistema nervioso central y cardiovascular. 
 
Los humanos tenemos un rápido metabolismo de esta sustancia; sin embargo, los perros tienen un metabolismo bastante lento del compuesto, lo cual ocasiona que se acumule en el organismo hasta alcanzar niveles tóxicos.
 
Los signos pueden notarse entre las seis a doce horas después del consumo, dado que la teobromina se absorbe fácilmente por vía oral. Pueden variar de acuerdo con la dosis consumida, el peso del animal y el tipo de chocolate presente en la chocolatina. 
 
A dosis bajas se puede observar agitación, hiperactividad y problemas gastrointestinales como vómito y diarrea; Sin embargo, a dosis mayores el riesgo de problemas cardiovasculares se incrementa. También puede ocasionar convulsiones y edema pulmonar, que en conjunto podría llevar a la muerte del animal. 

Si la ingestión se detecta a tiempo, se acude de manera rápida al médico veterinario y se hace un tratamiento eficiente el paciente se puede recuperar. Por lo tanto,  ante el riesgo y sospecha de consumo de chocolate por parte de su mascota no dude en llamar o acudir al médico veterinario: ¡Ante las intoxicaciones el tiempo es oro!

Vía el tiempo.

 
Revista petLovers Caribe

‘Somos una revista impresa y digital que destaca el estilo de vida de las personas que aman las mascotas, valoran y cuidan nuestro medio ambiente’.

EDITORIAL

logo-publiatlantic.png
© 2019 Revista PetLovers Caribe. Todos los derechos reservados. Designed By Dixara.co

Revista petLovers Caribe