Un ave que inspira Descubre ‘la magia’ del Colibrí

El ave más pequeña del mundo es una creación admirable que encanta y deslumbra por su vuelo único, destellante plumaje y amor por las flores. Conócelo...

Te alabo porque soy una creación admirable! ¡Tus obras son maravillosas, y esto lo sé muy bien! De esta manera destaca el versículo 14 del Salmo 139 en la Biblia la creación del hombre, pero también podría ser usado por el Colibrí para agradecer a Dios al diseñarlo de manera tan especial.

Y es que esta fascinante ave ha sido por siglos admirada y estudiada por sus características especiales, siendo catalogada por muchos pueblos americanos como un símbolo de Dios, del sol, del amor, la magia o la guerra. También se le considera guía, mensajero y generador de vida.

Por ejemplo, “los aztecas creían que los guerreros muertos reencarnaban como colibríes; los cherokees los consideraban grandes protectores; en la cultura maya, el hombre adopta la forma de Colibrí y la mujer de flor para poder estar juntos y tomar el néctar simboliza el acto sexual. En México todavía se cree que tener un Colibrí disecado atrae el amor. En Colombia, el pueblo Desana del Vaupés dice descender de esta ave y piensa que al morir vuelve a ser Colibrí. Para ellos su zumbido es expresión de amor, belleza y alegría” (Libro ‘Colibríes de Colombia’ de Fernando Ayerbe Quiñónez).

Habitante exclusivo del continente americano, el Colibrí pertenece al orden apodiformes y a la familia de los Trochilidos. Existen cerca de 363 especies, de las cuales en Colombia habitan 165 (45%) siendo el país número 1 en diversidad de colibríes, ya que nuestras tres cordilleras y la variedad de ecosistemas son el medio propicio para su variada existencia.

Nuestro país alberga al Colibrí más grande del mundo, Patagona gigas, que mide 18 centímetros de pico a cola y pesa 12 gramos. Lo encontramos en el departamento de Nariño, aunque no es fácil verlo porque vive en zonas altas andinas. Y ya que hablamos de tamaño, el ave más pequeña del mundo es un Colibrí Zunzuncito de Cuba (Mellisuga helenae), del tamaño de un abejorro; mide 5,5 cms y pesa solo dos gramos.

Del Caribe aflora, bella encantadora…

 

 

“En el departamento del Atlántico se encuentran unas 12 especies, siendo las más comunes en la ciudad de Barranquilla el Colibrí de Goudot (Lepidopyga goudoti) y el Amazilia Colirrufo (Amazilia tzcatl)”, explicó a la revista petLovers Caribe Christian Olaciregui, Jefe de Biología y Conservación del Zoológico de Barranquilla.

Y agrega que “los colibríes son libadores o nectarívoros (se alimentan del néctar de las flores), por eso en la Región Caribe es un mayor reto encontrar alimento debido a que en el bosque seco la floración es muy estacional. En realidad los colibríes pueden catalogarse como omnívoros porque hay especies que comen insectos y arañas, en particular los Ermitaños”.

El especialista destaca que los colibríes no liban todas las clases de flores, sino que tienen preferencia por las de color amarillo y rojo. “Los colibríes no liban en la flor de La Cayena -flor insignia de Barranquilla-, pero sí se ven mucho libando en la de Coral, una planta asiática de flor pequeña roja que tiene una corola tubular y larga, con mucho néctar”.

En la Sierra Nevada de Santa Marta se pueden encontrar seis especies exclusivas de este macizo montañoso: Anthocephala floriceps, Ramphomicron dorsale, Chaetocercus astreans, Oxypogon cyanolaemus, Coeligena phalerata y Campylopterus phainopeplus.

Y entre algunos colibríes especializados en cierto tipo de hábitat en la Región Caribe se encuentran el Leucippus fallax, el cual habita únicamente en la península de La Guajira, adaptado a los desiertos; y el Lepidopyga liliae, el cual se encuentra exclusivamente en los bosques de manglar de la Vía Parque Isla de Salamanca y la Ciénaga Grande de Santa Marta. 

 

 

 

 
El chocolate es bastante malo para los animales ya que contiene sustancias tóxicas para su cuerpo. En general, los episodios de intoxicación suelen ocurrir por ingesta accidental o por suministro directo de propietarios que ignoran la lista de alimentos y sustancias que pueden tener consecuencias adversas en los animales de compañía. 
 
El componente del chocolate al que los perros y gatos resultan extremadamente sensibles se llama teobromina, un tipo de sustancia que tiene efecto estimulante del sistema nervioso central y cardiovascular. 
 
Los humanos tenemos un rápido metabolismo de esta sustancia; sin embargo, los perros tienen un metabolismo bastante lento del compuesto, lo cual ocasiona que se acumule en el organismo hasta alcanzar niveles tóxicos.
 
Los signos pueden notarse entre las seis a doce horas después del consumo, dado que la teobromina se absorbe fácilmente por vía oral. Pueden variar de acuerdo con la dosis consumida, el peso del animal y el tipo de chocolate presente en la chocolatina. 
 
A dosis bajas se puede observar agitación, hiperactividad y problemas gastrointestinales como vómito y diarrea; Sin embargo, a dosis mayores el riesgo de problemas cardiovasculares se incrementa. También puede ocasionar convulsiones y edema pulmonar, que en conjunto podría llevar a la muerte del animal. 

Si la ingestión se detecta a tiempo, se acude de manera rápida al médico veterinario y se hace un tratamiento eficiente el paciente se puede recuperar. Por lo tanto,  ante el riesgo y sospecha de consumo de chocolate por parte de su mascota no dude en llamar o acudir al médico veterinario: ¡Ante las intoxicaciones el tiempo es oro!

Vía el tiempo.

 
Tags:
Revista petLovers Caribe

‘Somos una revista impresa y digital que destaca el estilo de vida de las personas que aman las mascotas, valoran y cuidan nuestro medio ambiente’.

EDITORIAL

logo-publiatlantic.png
© 2019 Revista PetLovers Caribe. Todos los derechos reservados. Designed By Dixara.co

Revista petLovers Caribe