Previous Next

María José Arroyo, moda y mascotas

Esta influencer sabe combinar la ropa para lograr looks diferentes. Sus recomendaciones son seguidas por muchos, pero lo que pocos saben es que también es una vehemente petlover.

Su madre fue el modelo que la inspiró a sentir un inmenso amor por los animales. Fue a través de su ejemplo que aprendió, de primera mano, lo que significa entregar una parte suya al ‘mejor amigo del hombre’. Es por esta razón que María José no puede resistirse a darle cariño y comida a un perro desprotegido en la calle.

“Cuando tenía 7 años mi mamá me regaló un French Poodle al que llamé ‘Winnie Pooh’ porque me gustaba mucho ese personaje y vivió durante casi dos décadas. Ella ama a los animales y a cualquier perro que ve en la calle le da comida; incluso hay un lote en Puerto Colombia en el que alimenta a varios canes de la zona y yo he ido a acompañarla en diferentes ocasiones”, explicó.

Sus ‘hijas’ adoptivas Dos años después de la llegada de ‘Wiinie Pooh’ la familia se creció con la presencia de ‘Motita’, una French Poodle enrazada con Maltés que su madre sacó de las calles. Pero no fuela única, porque así mismo arribaron a este hogar ‘Princesa’ y ‘Vainilla’, ambas rescatadas.

“Mi mamá se encariñó con ambas así que cuando me independicé, hace dos años y medio, las dejé con ella y a mí me tocó buscar mi propia mascota”, nos aseguró María José.

‘Lucas’, un hermoso Silky Terrier color miel, llegó a su vida de una manera inesperada y a la vez fue una situación cómica porque al perrito lo iba a dar como regalo de cumpleaños, pero la conexión que hubo desde el principio entre su esposo Michael con ‘Lucas’ fue tan fuerte, que decidieron quedarse con él.

 

La pérdida

‘Lucas’ vivió con ellos durante 6 años, pero desafortunadamente haces tres meses falleció y un fuerte dolor se instaló en el corazón de María José. Sin embargo, siempre ha tenido presente la lección que su
mascota le enseñó: amar incondicionalmente.

“Cuando perdí a ‘Winnie’ y a ‘Motita’ sentí mucha tristeza, pero imagino que fue más doloroso para mi madre porque se apegó a ellas y vivieron juntas por muchos años. Con ‘Lucas’ fue difícil porque era mi mascota, creamos lazos y se convirtió en una parte de mí. Es por eso que, en ocasiones, las personas prefieren no volver a tener perritos en casa para no sentir ese dolor de nuevo, pero en mi caso lo que hice fue transformarlo para  darle la oportunidad de entregarle mi amor a otro”, dijo María José.

Su casa se sentía vacía. Cuando tenía a ‘Lucas’ vivía en compañía de su esposo y familia, pero ahora que estaban solos los dos era más evidente la ausencia de su mascota al llegar a su hogar. Fue entonces cuando se preguntaron ¿por qué no tener otro perro? Y tomaron la decisión de buscarlo.

“Quería un Cocker blanco y negro porque deseaba que fuera diferente y llamativo como yo”.

“Nunca quisimos reemplazar a ‘Lucas’; para nosotros ‘Maximiliano’ es su ‘hermanito’. Fue un dilema, pero quería volver a sentir ese amor fiel en mi hogar. En esta ocasión quería un Cocker Spaniel Inglés porque son muy cariñosos, juguetones, agradecidos y muy inteligentes”, relató la diseñadora.


Su experiencia


Cuando ‘Maximiliano’ llegó hace dos meses sintió en su interior un mar de sensaciones. Le volvió la alegría y desde entonces disfruta cada segundo de su existencia y los buenos ratos que la hace vivir. 

“Él es como un niño; nos levanta en la madrugada para que lo saquemos y así no orinar la cama. Siempre estoy muy pendiente de limpiarle los ojos con pañitos húmedos y de peinarlo continuamente para cuidar su cabello”, dijo María José quien no descarta en tener otra mascota, pero adoptada; rescatarla del abandono tal como lo aprendió de su mamá.

 

Por: Hernando Ballesteros Serrano

Revista petLovers Caribe

‘Somos una revista impresa y digital que destaca el estilo de vida de las personas que aman las mascotas, valoran y cuidan nuestro medio ambiente’.

EDITORIAL

logo-publiatlantic.png
© 2019 Revista PetLovers. Todos los derechos reservados. Designed By Dixara.co