Así clonó la cantante y actriz Barbara Streisand a su mascota

Barbra Streisand, la actriz y cantante norteamericana ha sido protagonista nuevamente a nivel mundial, esta vez no por sus canciones o películas, sino por sus sorprendentes declaraciones a la revista Variety, donde revela que mascotas, Miss Scarlett y Miss Violet, son clones de su adorada perra ‘Samantha’, de raza Cotón de Tulear, fallecida en mayo pasado a los 14 años de edad.

Streisand, galardonada con dos premios Óscar, confesó a la revista que la clonación se dio tras extraer células del estómago y de la boca de ‘Samantha’, y pagar a una empresa especializada —sin decir la cantidad—. La raza Cotón de Tulear es un tipo de perro de pequeño tamaño caracterizado por su pelo blanco, que se asemeja al algodón.

"Tienen diferentes personalidades (…) Estoy esperando que se hagan mayores para poder ver si tienen sus ojos marrones y su seriedad (de Samantha)", ha comentado Barbra Streisand sobre los cachorros sin entrar en detalles de cómo fue su proceso de clonación.

Durante la entrevista, Barbra Streisand ha comentado que les recibió meses después de la triste perdida de Samantha y que cuando llegaron, les vistió de rojo y lavanda para distinguirlos y de ahí surgieron sus nombres.

Además, la cantante y actriz tiene una tercera perra de la misma raza que también está vinculada con su querida Samantha ya que es su prima lejana.

Cabe mencionar que el primer perro clonado en el mundo fue ‘Snuppy’, un Lebrel Afgano que nació en 2005 gracias al trabajo de científicos de Corea del Sur, tal como publicó la revista Nature por aquel entonces, indicando que utilizaron células de la piel, a las que les extrajeron el núcleo —donde se guarda el ADN— para insertarlo después en un oocito u ovocito. “El método que siguieron se denomina técnica de transferencia nuclear de células somáticas, y es conocido desde hace años”.

Luego se han clonado perros en Argentina, como ‘Anthony’, y otros animales de compañía como gatos —que han recibido nombres como ‘CopyCat’ y ‘Little Nicky’. Si bien la técnica de clonación se ha estudiado por sus aplicaciones en biomedicina, lo cierto es que ha ganado cierto terreno por el jugoso mercado que representa —y que ha despertado una fuerte controversia ética—. "La gente está cometiendo un grave error si piensa que la clonación va a devolverle a su antigua mascota", aseguró un catedrático de Ética de Ivy League en declaraciones a American Veterinarian.

Empresas como Soaam Biotech, una de las más famosas, ofrece el desarrollo de perros clonados desde 2009 por aproximadamente 80.000 euros. Las mascotas que nazcan cuentan con el mismo juego genético que su predecesora, aunque no sean exactamente iguales, ya que las características de un organismo vivo no solo dependen de su ADN, sino también de los interruptores que encienden y apagan la expresión de los genes, conocidos como marcadores epigenéticos, que están influidos por factores ambientales.

Esta tecnología no solo se ha aplicado para clonar animales de compañía, sino que también se ha desarrollado para ganado destinado a la producción de leche o carne. A pesar de las reticencias que puede generar —y que provocaron una gran polémica en el viejo continente—, la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) ha asegurado que la clonación no provoca problemas de salud a los animales, como han corroborado los últimos estudios sobre la famosa oveja Dolly, ni tampoco perjudica de ninguna manera la producción de alimentos.

Nuevamente el debate está  abierto sobre la conveniencia o no de esta práctica, que sin lugar a dudas deja tantas preguntas como evidencias de los alcances de la ciencia actual y por venir.

Revista petLovers Caribe

‘Somos una revista impresa y digital que destaca el estilo de vida de las personas que aman las mascotas, valoran y cuidan nuestro medio ambiente’.

EDITORIAL

logo-publiatlantic.png
© 2019 Revista PetLovers. Todos los derechos reservados. Designed By Dixara.co