La amistad de Alex y ‘ACL’ se ha forjado en medio de las pistas

Alex siempre tuvo mascotas en casa de sus padres: ‘Canela’ y ‘Spot’, fueron los primeros Boxers; y luego tuvo a ‘Cuja’, un Schnauzer.

Unidos por el deporte

La amistad de Alex y ‘ACL’ se ha forjado en medio de las pistas, entre­namientos y competencias. Siempre lo lleva a las prácticas básicas, da varias vueltas con él y luego se queda a un costado esperando que finalice la jor­nada. “Siempre está cerca de mí en la pista y es conocido y apreciado por to­dos. Lo que más me gusta de tener una mascota es su compañía permanente. Si no me levanto él es mi despertador, luego espera que me cambie, jugamos un rato y salimos a entrenar. Lo mejor es llegar a casa y encontrar ese amigo que te recibe con cariño y quiere que lo acaricie; es como si me preguntara cómo me fue en las competencias”, nos comentó Alex emocionado.

Y agregó: “cuando salgo de viaje no come los primeros tres días. Mi novia Daniela se encarga entonces de consentirlo, hacerle su comida es­pecial, ponerle su cobija y juguetes; ella lo adora”.

 

Un futuro prometedor

A sus 24 años de edad, Alex deci­dió regresar a Barranquilla. Va a co­menzar a estudiar Ciencias Políticas, y tiene ahora mayores retos deportivos. “Patino desde los 5 años, primero ha­ciendo Hockey y luego desde los 10 en patinaje de carreras. Siempre he entrenado con mi papá, un amante del patinaje; de hecho, él y mi madre se conocieron en una cancha de hoc­key. Ellos y mis hermanos han sido mi principal apoyo”, dijo.

Alex participó en sus primeras competencias a los 12 años de edad. Su primera medalla mundial la obtu­vo en Guarne en el año 2010; luego en 2013 se coronó por primera vez como campeón del mundo, repitien­do ese logro cada año. Hoy es el nú­mero 1 del mundo como fondista, siendo el primer y único patinador barranquillero con ese éxito.

“El patinaje es un deporte muy exigente. Puedes obtener grandes triunfos desde temprana edad, pero implica grandes sacrificios, como por ejemplo posponer los estudios. Esa misma exigencia hace que sea una carrera muy corta si la comparamos con otros deportes”, pun­tualizó.

Alex Cujavante enfoca su futuro a hacer realidad otro sueño: competir en maratones de patinaje en la calle. “Son competencias de 42 kilómetros a nivel profesional. Estaré en la World Line Cup con un equipo de seis corredores participando en válidas en países como España, Alemania, entre otros. Mi otro anhelo pienso cumplirlo en 2019 par­ticipando por primera vez en unos Jue­gos Deportivos Nacionales, y lo mejor, representando a Barranquilla”.

Este petlover nos confesó “el or­gullo, responsabilidad, compromiso, satisfacción y alegría familiar” que sig­nifica el honor de tener un escenario deportivo que lleva su nombre. Y lo considera un aliciente más para con­tinuar brindándole triunfos a su tierra natal. Acompañado por su fiel ‘ACL’, seguro que el futuro será tan bueno como su pasado.

 

 
El chocolate es bastante malo para los animales ya que contiene sustancias tóxicas para su cuerpo. En general, los episodios de intoxicación suelen ocurrir por ingesta accidental o por suministro directo de propietarios que ignoran la lista de alimentos y sustancias que pueden tener consecuencias adversas en los animales de compañía. 
 
El componente del chocolate al que los perros y gatos resultan extremadamente sensibles se llama teobromina, un tipo de sustancia que tiene efecto estimulante del sistema nervioso central y cardiovascular. 
 
Los humanos tenemos un rápido metabolismo de esta sustancia; sin embargo, los perros tienen un metabolismo bastante lento del compuesto, lo cual ocasiona que se acumule en el organismo hasta alcanzar niveles tóxicos.
 
Los signos pueden notarse entre las seis a doce horas después del consumo, dado que la teobromina se absorbe fácilmente por vía oral. Pueden variar de acuerdo con la dosis consumida, el peso del animal y el tipo de chocolate presente en la chocolatina. 
 
A dosis bajas se puede observar agitación, hiperactividad y problemas gastrointestinales como vómito y diarrea; Sin embargo, a dosis mayores el riesgo de problemas cardiovasculares se incrementa. También puede ocasionar convulsiones y edema pulmonar, que en conjunto podría llevar a la muerte del animal. 

Si la ingestión se detecta a tiempo, se acude de manera rápida al médico veterinario y se hace un tratamiento eficiente el paciente se puede recuperar. Por lo tanto,  ante el riesgo y sospecha de consumo de chocolate por parte de su mascota no dude en llamar o acudir al médico veterinario: ¡Ante las intoxicaciones el tiempo es oro!

Vía el tiempo.

 
petFamily
  • Karla Mejía y Patricia González

    Karla Mejía y Patricia González

  • Israel Canchila

    Israel Canchila

  • Santiago Aular y Jessica Sánchez

    Santiago Aular y Jessica Sánchez

  • Julieth Monterrosa Lafaurie y Kim Solano Hernández

    Julieth Monterrosa Lafaurie y Kim Solano Hernández

  • Dilan y Leila Osío

    Dilan y Leila Osío

Revista petLovers Caribe

‘Somos una revista impresa y digital que destaca el estilo de vida de las personas que aman las mascotas, valoran y cuidan nuestro medio ambiente’.

EDITORIAL

logo-publiatlantic.png
© 2019 Revista PetLovers Caribe. Todos los derechos reservados. Designed By Dixara.co

Revista petLovers Caribe